KOFI ANNAN: ADIÓS A LAS ARMAS

kofi-caricatura.gif

Roberto Bardini

Ahora que las armas del ejército israelí y las milicias de Hezbollah han dejado de disparar, el secretario general de la ONU, Kofi Annan, inició una gira por Líbano, Israel, Siria e Irán -que posiblemente se extienda los territorios palestinos, Egipto, Jordania, Qatar, Arabia Saudita y Turquía- sin riesgo de chamuscarse sus bien cortados trajes estilo inglés. Quizá sea el último tour del elegante funcionario, ya que en diciembre finalizará su segundo mandato.

Annan, el primer africano negro en presidir el organismo internacional, tiene el propósito -un poco tardío- de que los bandos en pugna respeten la resolución 1701 dictada el 11 de agosto por el Consejo de Seguridad, que establece una tregua luego de la tempestad de acero que en 34 días causó la muerte de más de mil libaneses y alrededor de 150 israelíes.
Antes, en medio de encarnizados combates e implacables bombardeos, la voz del secretario general no logró elevarse por encima del estruendo de los misiles Maverik, Hellfire, TOW y Patriot suministrados por Estados Unidos a Israel y de los cohetes provistos por Irán y Siria a los combatientes islámicos.

En Beirut, Annan exhortó a crear una zona “libre de armamento” en el sur de Líbano, “donde no debe haber otras armas que las de las fuerzas internacionales de paz y las del Ejército libanés”. Con cautela y tomando distancia del lenguaje utilizado por la Casa Blanca y el Departamento de Estado, consideró que el desarme de Hezbollah es una “cuestión interna” que deberá abordarse en un “diálogo nacional”.

Lo cierto es que luego de 34 años de figurar en la nómina de la ONU -ingresó al organismo en 1962- y de dos períodos desgastantes como secretario general (1997-2001 y 2002-2006), es muy difícil que este economista graduado en universidades de Ghana, Estados Unidos y Suiza pueda cerrar su ciclo con un broche de oro.

“Bajo el secretariado de Kofi Annan, la ONU ayudó e instigó agresiones de Estados Unidos contra Afganistán; proporcionó cobertura legal a la ocupación colonial estadounidense de Irak al reconocer a su gobierno títere, y rechazó condenar el uso sistemático de la tortura por parte de Washington y la detención ilegal e indefinida de sospechosos […]. Acabó haciendo acusaciones contra el gobierno sirio basándose en testigos dudosos y en evidencias circunstanciales que ningún tribunal independiente de justicia aceptaría”: así resumió James Petras, en su artículo “Guerra y paz”, publicado diciembre del año pasado, la gestión del hombre que en estos días viajará -con algo de retraso- por Oriente Medio.

Petras citó el testimonio del irlandés Denis Halliday, ex coordinador de ayuda humanitaria de Naciones Unidas en Irak de 1997 a 1998, quien en agosto de 2003 declaró al periódico The Sunday Herald, de Escocia, que la ONU “ha sido llevada a ser un brazo de Estados Unidos, una división del Departamento de Estado” y que Kofi Annan, “designado y apoyado” por Washington, “corrompió la independencia de la ONU”.

Quizá en el futuro se asocie al séptimo secretario general de la ONU con la retórica más que con las realizaciones. Pero para entonces él ya estará al margen de la violencia internacional, disfrutando su retiro en compañía de su segunda esposa, la abogada y pintora sueca Nane Lagergren, una rubia que fue funcionaria del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para Refugiados (ACNUR).

z.gif

 

Explore posts in the same categories: Medio Oriente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: