TIEMPO DE MASACRE

Roberto Bardini

asesino.jpgDesde los atentados del 11 de septiembre de 2001, el tema de seguridad interior tiene prioridad uno en Estados Unidos. Las Fuerzas Armadas –compuestas por ejército, marina, fuerza aérea, Cuerpo de Marines, Guardia Nacional y Guardacostas– poseen un millón y medio de efectivos, disponen de un presupuesto de casi 500 mil millones de dólares y están consideradas las segundas más poderosas del mundo, después de China. Cuentan con el más sofisticado armamento de tierra, aire y mar con apoyo satelital, y tienen la capacidad de intervenir en cualquier parte del mundo en poco tiempo.

En Estados Unidos existen distintas corporaciones policiales: la Policía Federal, que incluye al FBI, la DEA, el United States Marshall Service y el Servicio Secreto; la Policía Estatal, conocida como State Troopers o Highway Patrol; la Policía de Condado (sheriffs y alguaciles) y la policía para vigilancia de parques, lugares públicos, escuelas y fábricas. A esto se suma el Servicio de Inmigración y Naturalización (SIN) y la Patrulla Fronteriza.

Fuera de las fuerzas de seguridad existen entre 220 y 230 millones de armas de fuego en poder de particulares, según datos del FBI. Un 33 por ciento de las familias norteamericanas posee al menos un arma de fuego en su casa y al alcance de cualquiera de sus miembros, incluidos los niños. Según estadísticas, 32 mil personas mueren cada año en Estados Unidos por herida de bala, entre los que se incluyen 5 mil niños.

La Asociación Nacional del Rifle, creada en 1871, posee 50 mil instructores de tiro, 14 mil clubes distribuidos en todo el país y la revista The American Rifleman. En 2000, manejaba un presupuesto anual de 80 millones de dólares. Un vicepresidente de la organización, Wayne LaPierre, declaró: “En este país hay 35 millones de aficionados al tiro al blanco, más que al béisbol o al fútbol americano”. La asociación tiene lemas muy edificantes: “Menos leyes y más pistolas” y “Los revólveres salvan vidas”.

Estados Unidos es el único país del continente donde existe la pena de muerte. Se aplica en 38 de los 50 estados de la Unión Americana.

Luego del ataque aéreo a las Torres Gemelas de Nueva York, se creó la Dirección de Inteligencia Nacional, que agrupa a 16 agencias –entre las que figuran la CIA, el FBI y la Agencia de Seguridad Nacional– que intensificaron la vigilancia interior y consumen el 85 por ciento del presupuesto asignado al espionaje en el país.

El 16 de enero de 2006, el ex vicepresidente Al Gore dio un discurso invitado por la American Constitution Society y la Liberty Coalition en el que denunció el espionaje interno a “un número impresionante de ciudadanos” y el monitoreo secreto de “un gran número de comunicaciones telefónicas y mensajes de correo electrónico dentro de Estados Unidos”.

Pero nada de esto parece ser suficiente para evitar fronteras adentro otro flagelo tan fuerte como el “terrorismo internacional”: las matanzas colectivas que, como un padecimiento crónico e incurable, cada cierto tiempo conmueven a los ciudadanos de a pie.

El lunes 16 de abril, 33 personas fueron acribilladas a tiros en la Universidad Tecnológica de Virginia por Cho Seung-Hui, un coreano de 23 años y estudiante de literatura inglesa, quien dejó una nota en su dormitorio en la cual criticaba a los “chicos ricos”, la “degeneración” y los “charlatanes mentirosos” de la universidad.

Fue la peor masacre en la historia de Estados Unidos desde que el 1 agosto de 1966 un francotirador asesinó a 15 personas e hirió a 31 en el campus de la Universidad de Texas, en Austin.

El nuevo ataque también superó la escabechina del Instituto Columbine del 20 de abril de 1999, en la que murieron 12 personas y resultaron heridas otras 24 antes de que los dos asesinos, de 17 y 18 años de edad, se suicidaran.

La matanza en la Universidad Tecnológica de Virginia es el atentado número 23 de este tipo desde mayo de 1992. Estados Unidos figura en el puesto mundial número uno del tétrico ranking. Las causas que originan esta clase de comportamiento patológico hay que buscarlas adentro y no en las cuevas afganas donde se oculta Al Qaeda. Están ahí, en la tierra promisoria, en el país de las grandes oportunidades, y también forman parte del american way of life.
z.gif

Anuncios
Explore posts in the same categories: Estados Unidos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: