CON USTEDES… DRUUNA

serpieri6.jpg

Druuna, personaje creado por el italiano Paolo Serpieri, se ha ganado a pulso la etiqueta de ser la heroína más sexy del cómic. A medio camino entre la ficción realista de Alien y el erotismo de Emmanuelle o Vampirella, esta serie nos sumerge en un mundo onírico en el que Druuna se erige como una superviviente nata que ofrece a los hombres su cuerpo a cambio de medicamentos, comida o cobijo, aunque a veces también hay tiempo para el placer… Un auténtico clásico del erotismo mundial.


Paolo Serpieri nació en Venecia en 1944, pero muy joven se trasladó a vivir a Roma. Completó sus estudios de dibujo ( fue alumno de Renato Guttuso), se dedicó con mucha dedicación a la pintura y luego fue maestro de arte en el Instituto de Arte de Roma. druuna0.jpg

Serpieri entró al comic en 1975, dibujando algunas historias para Lanciostory, una revista italiana. Como un fanático de las historias de cowboys colaboró con la Historie du Far West, de Larrouse y made, en las páginas de Scorpio, otra revista italiana.

En 1985 cambió radicalmente de género creando “Morbus”, la primera serie de una de los personajes mas famosos y más eróticos de la historieta mundial: Druuna.

donde.jpgLa capacidad pictórica de Serpieri solo puede ser tildada de formidable. Autor de un estilo académico en pureza, con un realismo en el que se integran algunos de los grandes autores actuales (Rosinski, Giraud, y el norteamericano Schultz), es consciente que ese tipo de dibujo es claramente demandado por el público europeo. Grafismo detallista hasta lo obsesivo, fondos muy cuidados, dominio de las perspectivas, y el dibujo arquitectónico, de la misma manera que gran paisajista, tanto de ambientes sedantes o iluminados por un cálido sol mediterráneo, como de los abstrusos, donde la realidad es pervertida por formas sarmentosas en contextos dantescos.

druuna3.jpgPero el rasgo principal de estilo de Serpieri se manifiesta en el definitivo dominio de la figura humana, en especial la femenina, a la que dota de unos volúmenes de elevado calado erótico, inspiradas en la carnalidad de actrices como Ann Margrett, Raquel Welch, o la francesa Isabelle Adjani. El autor adopta una iconografía fetichista, en especial hacia la zona glútea de la protagonista, que a lo largo de la obra se representa tanto como su cara.

Al abrir por la primera página el segundo volumen de Druuna, “Morbus Gravis II” (posiblemente el mejor de todos), lo primero que se encuentran los lectores es la presencia del culo de la protagonista, probablemente las mejores formas dorsales femeninas jamás dibujadas en el llamado noveno arte.

serpieri1.jpgEn las aventuras de Druuna el sexo es algo tan natural como los combates en un cómic de superhéroes, es más, equivale exactamente a eso. Para ello, el autor, se preocupa por coreografiarlo, con la participación de una mujer perfecta y oponentes monstruosos. Por tanto el sexo debe ir acompañando a la obra, pues el mensaje principal de la misma es el erotismo. Como los combates que se ganan y se pierden, la sexualidad de este cómic ha de verse así. El sexo puede ser consentido por Druuna, con lo que se gana el combate, o puede ser resultado de una violación, con lo que se pierde.

“Morbus gravis” 1 y 2

serpieri3.jpgLas dos primeras entregas de la serie, de 1985 y 1987 respectivamente, constituyen el relato más redondo y mejor presentado por el autor. Es una historia que bebe de las fuentes de la ciencia-ficción futurista y desangelada sin espacio para la esperanza. Todos los personajes encajan con corrección en el tortuoso relato. En la segunda entrega el dibujo se refina, y el personaje central adquiere toda su sensual belleza. Druuna recoge el fetichismo de su creador en sus generosas carnes, mientras su rostro de pelo moreno refleja serenidad y hasta ternura. Es una persona que sabe que su supervivencia depende de su arte erótico, y se aplica a él con hombres o monstruos. Esta obra podía haber resultado fabulosa de haber sido cerrado el final de la misma. Probablemente, consciente del éxito de ventas que la historia podía generar, la convierte en una serie, lo que le obliga a mantener un ambiguo y abierto final para engancharle posteriores secuelas.

Creatura

serpieri4.jpgEn la tercera entrega, “Creatura”, de 1990, asistimos a un cambio de escenario, a la proliferación de lo onírico, siempre tan difícil de manejar, y a la aparición de nuevos personajes, uno de ellos el propio Serpieri, con el nombre y título de “Doc”, mente científica y filosófica del episodio. En este episodio, se intenta convertir a Druuna en un serial, pues los resultados económicos de los dos primeros volúmenes así lo aconsejan. Se cambian los escenarios, se le añaden personajes fijos, y se coquetea abiertamente con el factor onírico sin olvidar en absoluto los argumentos clásicos de la serie, el sexo, la violencia, y la particular plástica con que Serpieri los envuelve. Es un episodio de transición y probablemente el más flojo de la serie.

Carnívora

serpieri5.jpgLa cuarta entrega, fechada en 1992, de título “Carnívora”, plantea un argumento más sencillo y claustrofóbico, tributario de una “ci-fi” clásica. Se retorna al tema del mal, el morbus gravis, con lo que la nave se llena con ambientes propios de matadero, con sangre y necropsias. Se va cargando el tema del sexo, haciéndose cada vez más explícito, y como en anteriores volúmenes los finales se quedan abiertos con subtramas abandonadas, bien para tener posibilidades de seguir contando la historia, o bien por simple olvido e incompetencia del autor.

Mandrágora

serpieri.jpgEn 1995 sale al mercado “Mandrágora”, con dos aspectos argumentales muy llamativos. Lo onírico se desencadena apareciendo sueños dentro de sueños, así como importantes dudas entre lo real y la pesadilla. El sexo se hace tremendamente visual, y el erotismo extremo va virando hacia una pornografía más prosaica. El leit motiv del episodio es de una crueldad sádica, ya que el suero buscado que retrasa la aparición del “mal”, se extrae de la sangre vertida tras la mutilación genital, y ahorcamiento de sujetos sanos, sometidos a una ardiente excitación sexual, que la misma Druuna les provoca merced a sus artes amatorias. El episodio es tan cruel y paradójico como toda la obra, sin concesiones a la esperanza, o mucho menos a la bondad. La protagonista, más caliente que nunca, por la acción alucinante y afrodisíaca del extracto de la mandrágora, excita a hombres jóvenes y sanos que son colgados y mutilados antes de su eyaculación. La leyenda dice, que las flores de mandrágora crecen a los pies de los ahorcados, puesto que su fertilizante es el propio semen que escurre de los ajusticiados cuando la cuerda atenaza sus gargantas hasta estrangularlos.

Afrodisia y El Planeta Olvidado

lapizdruuna.jpgLas últimas entregas, “Afrodisia” (1997) y “El planeta olvidado I” (2000), pese a mantener su impecable estética formal, son cada vez más alambicados y retorcidos, siendo difícil separar los distintos tipos de sueños y la (¿inexistente?) realidad. Es poco lo que queda por contar, por lo que estas últimas entregas giran sobre un argumento excesivamente gastado. Aquellos esbozos de ciencia ficción con cierto eco social que caracterizaron las primeras entregas, con alusiones a la dictadura, la teocracia, la negación de información a una sociedad que se va envileciendo y enfermando, los atisbos revolucionarios de unos personajes que sospechan la verdad y que han sido incoherentemente retirados del relato, se han ido sucediendo por el manido truco de lo onírico, que como en muchas ocasiones enmascara la incapacidad del narrador. El relato cada vez va acercándose más a un punto muerto, con los lectores más perdidos, que tan solo disfrutan de las redondeces de Druuna. Nada sabemos del antes de la presencia de la nave ciudad, ni del después, y ni siquiera del ahora pues todo parece una matriz de falsas ensoñaciones que llegan a contener sueños de sus integrantes. Lioso, excesivamente lioso.

Ana Lima, la modelo brasileña y Conejito Playboy 1990 que inspiró a Paolo Serpieri para recrear a una más redondeada heroína Druuna

Con información de:
Tinta & Lápiz
http://tintaylapiz.blogspot.com/2005/12/paolo-eleuteri-serpieri-italia.html

DRUUNA, por Eduardo Martínez-Pinna
http://www.tebeosfera.com/Personaje/Druuna.htm

Anuncios
Explore posts in the same categories: Irreverencias y reverencias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: