1964: CUANDO LA LEGIÓN ESPAÑOLA CASI INVADE ARGENTINA

Roberto Bardini

pavonpereyraEn 1999, el historiador Enrique Pavón Pereyra le aseguró a un periodista que el general Juan Domingo Perón llegó a evaluar, durante su destierro en Madrid y mientras gobernaba el radical Arturo Illia, una propuesta de invadir el noroeste de Argentina con legionarios españoles para crear un “foco rebelde” que posibilitara su retorno al poder.

El plan –según Pavón Pereyra– fue presentado en 1964 por un audaz y leal hombre de negocios llamado Julio Gallego Soto, un español nacionalizado argentino que había sido amigo del escritor nacionalista Raúl Scalabrini Ortiz.

La operación sería financiada por el magnate griego Aristóteles Sócrates Onassis, importador de tabaco turco y armador de barcos. El comandante de la avanzada militar era el general Raoul Salan, ex cabecilla de la Organisation de l’Armée Secrète (OAS), grupo terrorista que se había enfrentado al general Charles de Gaulle, presidente de Francia, a causa de la independencia de Argelia.

SalanEn la entrevista, realizada por Ricardo E. Brizuela y distribuida el 11 de abril de 1999 por la agencia de noticias Infosic, Pavón Pereyra sostiene que fue precisamente la participación de Salan en el operativo lo que determinó que Perón descartara la propuesta de Gallego Soto. El líder exiliado mantenía una excelente relación con De Gaulle.

“A última hora Perón la deja sin efecto”, relata el historiador. “El asunto consistía en transportar por aire, a una zona entre Tucumán y Salta, a un tercio español de setecientos a ochocientos hombres de la Legión Extranjera, para crear un foco rebelde”.

Los “tercios”, creados en el siglo XVI, eran unidades de infantería del ejército español, utilizados fundamentalmente en las guerras coloniales. Aunque fueron oficialmente disueltos en 1920, los regimientos de la Legión española aún conservan esa denominación.

Legion

Más adelante, Pavón Pereyra agrega: “Pero resulta que el que comandaría la operación sería Raoul Salan, famoso general argelino que levantó el ejército de su país, antidegaullista, que también aplastó el movimiento independentista de Argel con mano durísima y cruel, con un costo tremendo en vidas humanas para el bando rebelde. Cuando Perón se enteró dijo: De ninguna manera, ni hablar”.

Pavón Pereyra, fallecido en enero de 2004, es considerado como el primer biógrafo en vida del tres veces presidente argentino. Algunos de los títulos que publicó lo dicen todo: Perón (1953), Vida de Perón (1965), Coloquios con Perón (1965), Perón, tal como es (1973), Perón, tal como fue (1986), Conversaciones con Juan Domingo Perón (1978), Correspondencia de Perón (1981), Los últimos días de Perón (1981), Diario secreto de Perón (1985) y Yo, Perón (1993).

No obstante, en sus revelaciones sobre el presunto proyecto de invasión de legionarios españoles al noroeste argentino desliza dos errores. Salan, el “famoso general argelino”, era francés. Conocido como “El mandarín” y “El chino” desde que fue comandante de las tropas francesas en Indochina, había nacido en 1899 en Roquecourbe, al sur de Francia, cerca de la frontera con España.

El segundo error es más grave: en 1964, Salan estaba preso. Dos años antes había sido condenado a cadena perpetua y encarcelado por su vinculación con la OAS. Ese dato echa por tierra todo el relato del “foco rebelde”. El militar salió en libertad en julio de 1968, gracias a una amnistía del general De Gaulle, y se estableció en el norte de España.

Sin embargo, Pavón Pereyra rescata la figura de un personaje desconocido por los peronistas jóvenes y poco conocido por los no tan jóvenes: Julio Gallego Soto. Nacido en noviembre de 1915 en una pequeña localidad de Castilla y León, llegó muy  joven a Buenos Aires, donde se hizo amigo de Raúl Scalabrini Ortiz. Integrante de una familia que se dedicaba a la importación de telas inglesas, se relacionó con Perón en 1943 y se convirtió, con apenas 28 años de edad, en su colaborador en las sombras durante tres décadas. Y aunque esquivaba los puestos públicos, en 1946 fue un discreto asesor económico del ministro de Salud Pública, Ramón Carrillo.

Pavón Pereyra lo describe así: “Era un hombre de circunstancias, le servía a Perón desde un principio, haciéndole llegar y atendiendo a las necesidades urgentes. No sólo de plata. Tenía acceso a los centros económicos con mucha familiaridad. No tenía aspiraciones económicas. No se le quedaba pegada plata que no le perteneciera”.

El periodista Rogelio García Lupo, a su vez, ahonda la descripción el 11 de octubre de 1998 en Zona, suplemento de Clarín: “Julio Gallego Soto fue agente de Perón para las operaciones confidenciales de mayor riesgo. Conocía las cuentas numeradas de los bancos de Nueva York, Barcelona, Montevideo y París, donde era mayor la discreción y también podía reconstruir de memoria la historia de los contradocumentos y las transferencias de fondos que respaldaban los pactos políticos del jefe del justicialismo. Gallego Soto fue un eximio conspirador que construyó como una obra de arte su bajo perfil, a pesar de haber vivido momentos históricos junto a Perón o por cuenta de Perón”.

Su vida se cortó abruptamente a los 61 años de edad. En julio de 1977, agentes del Batallón 601 de Inteligencia lo secuestraron para averiguar sus “conexiones financieras” con el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP). “Se llevó muchos secretos a la tumba sin nombre, cuando un comando militar lo desapareció para siempre”, escribe García Lupo.

z.gif

Anuncios
Explore posts in the same categories: Argentina, Personajes

4 comentarios en “1964: CUANDO LA LEGIÓN ESPAÑOLA CASI INVADE ARGENTINA”

  1. Jorge E. Rulli Says:

    Roberto, esta historia que puede ser parcialmente verdadera, y de la que no había oído nada hasta el momento, se habría inscrito probablemente en el regreso anunciado de Perón y que se da en el año siguiente. También, podría inscribirse en el nombramiento a finales del año 63, del financista Héctor Villalón como delegado insurreccional, así como en la formación de los escalones políticos y militares que se organizaron en ese año para sostener revolucionariamente su regreso a la Patria. Me refiero al Cuadrunvirato y el MRP / FAP. En ese año 1964 Villalón me informó personalmente en Montevideo, y como parte de las responsabilidades que se me asignaban en las recientes formadas FAP, que el plan insurreccional comprendía la irrupción en el momento adecuado, y en las provincias del norte argentino, de la milicia obrera boliviana. De tal modo que la idea de una fuerza armada invasora estaba presente en el imaginario de la época. Ello al margen de que proponerle a Perón un apoyo militar al mando de Salan me parece un dislate total y no comprender en absoluto aquello de qué se trataba. En esos años nuestra identidad con el proceso argelino era enorme. Pensemos que el paradigma cubano recién comenzaba a introducirse a través del frustrado intento del EGP en Salta, asi como por parte de los sobrevivientes del grupo trotzkista del vasco Bengochea, y que la última Resistencia Peronista se guiaba de modo muy fuerte por la insurgencia argelina. Hasta allí lo que puedo aportar. Jorge E. Rulli

  2. Mario Guida Says:

    Efectivamente: es imposible que un tipo como Salan hubiese podido meterse en esta historia. Ademàs de estar preso sus secuaces, una gran mayoria de refugiados de la OAS en espania estaban mas que controlados . Habia cometidos crimenes contra civiles ,como el atentado contra Malraux que produjo victimas inocentes.Pavon lo menos que se puede decir es que delira un poco . Absolutamente de acuerdo con Rulli, del imaginario ,de lo que uno puede concebir en las ideas a la realidad hay un paso y aqui como dice la anterior intervencion esto es un dislate total.

  3. juan de dios romero Says:

    A lo dicho por el compañero Rulli -yo en esos años ignoraba que él era uno de mis jefes- debo agregar algunos nombres, mas allá del recuerdo o la anécdota. Ellos son el “Chango” Mena, en el Comando de Fronteras; Jaime, en Salta, los hermanos Loto de Termas de Río Hondo; Eduardo Salvide (Fundador de AJES), desaparecido; José Cao, delegado de Luz y Fuerza, desaparecido; Migel Angel Sosa, abogado, desapàrecido; Miguel Angel Garaycochea, canillita,desaparecido; el compañero de Concordia BC, mis saludos Bernabé; Carlos Pancho Gaitán, aun nos vemos, Gonzalo Chavez, telefonico, un abrazo al amigo,y no sigo porque me hace mal en la vida. No los olvido. Moriré recordándolos, como lo hago muy seguido con el gran amigo que fué el poeta Horacio Pilar, Rodolfo “Fito” Rimedios, el “Pato Balestieri, Hugo Chumbita, Anibal Mendieta,y tantos hermanos que los vendedores de fantasía canallas hoy niegan…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: